Los precios, al alza y la mano de obra escasea: la construcción y los fondos UE

Faltan 700.000 trabajadores. Esta es la última cifra publicada por la Confederación Nacional de la Construcción, que ha puesto en evidencia el delicado momento que enfrenta la industria. Los expertos advierten de que, en este panorama, el país seguirá sufriendo un desequilibrio entre la oferta y la demanda de vivienda, y los plazos de los proyectos vinculados a los fondos europeos podrían verse afectados.

Esto último pone en aprietos a España, cuyo Gobierno ha estructurado los proyectos de los fondos de tal manera que siete de cada 10 euros que llegarán al país corresponden a iniciativas de este sector. De hecho, la construcción ocupa el segundo lugar entre las industrias que recibirán más dinero para reactivar la economía del país. En concreto, el programa de rehabilitación de vivienda y regeneración urbana será regado con 6.820 millones de euros.

Y es que la construcción ha perdido su atractivo. Michel Elizalde, CEO de ACR Grupo, explicó en un evento informativo al que acudió ‘La Información’ que no ve posible que los salarios mensuales de estos trabajadores vuelvan a los 4.000 euros registrados antes de la crisis de 2008. Los últimos datos de la CNC indican que el sueldo mensual medio de estos trabajadores ahora ronda los 1.900 euros, una cifra muy por debajo de la conseguida en los años del ‘boom’. Los expertos concuerdan en que esto puede remontar, pero no se dispararán las nóminas.

Y los jóvenes han tomado nota. Los datos de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima) señalan que la presencia de menores de 34 años ha pasado del 43% al 18% en los últimos años. Esto se debe en gran parte al miedo a una nueva burbuja inmobiliaria, a la bajada en los salarios y a la falta de inmersión tecnológica en el sector.

La escases de manos es solo uno de los problemas que ralentizan las iniciativas del sector. A esto hay que sumarle que los materiales de construcción son cada vez más caros.  Los costes de construcción en edificación residencial subieron un 7,7% interanual hasta junio de 2021, frente al descenso del 3,8% que registraron en el año 2020, lo que supone que los precios se han disparado un 9,6% en tan solo seis meses, según refleja el Índice de Costes Directos de Construcción que elabora ACR. El CEO del grupo destacó que, por ahora, este aumento en el precio de los materiales no ha sido trasladado al cliente final. Las constructoras y promotoras todavía se reparten las cargas.

Las cifras no mienten. Los precios marcaron máximos históricos en el último trimestre de 2019, pero la burbuja se explotó con la llegada de la pandemia en 2020, que trajo caídas del 3,8%. Sin embargo, el repliegue del virus ha abierto la puerta a las subidas. Las partidas que más acusan las subidas son los costes de cimentación y estructura de las nuevas obras, que actúan como indicador adelantado del resto de partidas, y que marcan un incremento del 13,4% y un 17%, respectivamente.

Las subidas del coste de los materiales durante los últimos seis meses se deben en gran parte a la escalada de precios de materias primas como el acero, la madera, el aluminio o el cobre. Los expertos del sector no esperan una bajada drástica de precios en lo que queda de 2021, pero sí observan una tendencia hacia la estabilización. En cuanto a la oferta y la demanda, el desequilibrio seguirá existiendo ya que la capacidad productora del país no es suficiente para satisfacer las necesidades de los compradores, pero este es un mejor escenario que el de la ‘sobreconstrucción’ que se desató en 2008, según Michel Elizalde, CEO de ACR.

 

FUENTE: https://www.lainformacion.com/

2021-09-21T07:21:36+00:00

Compartir en: